¡Buenos días amores! Hoy vengo con una entrada que espero que os guste ya que llevo varios días trabajando en ella.
Se trata de darles nueva vida a aquellos leggins que ya no usamos. En mi caso son leggins de estampados y texturas raras que han aparecido por mi armario sin saber cuando ni donde los compré, y que no me gustan!
A continuación, veréis todos los pasos a seguir para transformar esos leggins 
en.... tops!
Yo he seguido el procedimiento en 4 leggins diferentes. Los 3 primeros fueron de prueba, y el cuarto es el top que llevo en el shooting de SG.
He hecho fotos del proceso del primero que hice, que ha sido el gris. Pero más abajo veréis los resultados de las tres telas.



Empecemos:

Elige los leggins con los que vas a trabajar y extiéndelos en tu cama, en el suelo, o en una mesa. 
Te recomiendo que sean unos leggins que no te gusten y que no te pongas nunca. Porque es 
una prenda que ya sabes seguro que no usarás y de la cual no pierdes nada si pruebas de hacerle
un cambio. 
Aunque no te guste su estampado en leggin y creas que tampoco te gustará en 
top, pruébalo, cambia mucho el efecto y el resultado es genial! 
Lo mejor es que empieces probando con los leggins que no te gustan, y una vez ya tengas práctica, lo hagas con leggins bonitos que quieras transformar. ¡Como he hecho yo!



Una vez elegidos los leggins, los doblamos. Ponemos un lado encima del otro y listo.
Intenta respetar lo máximo posible las líneas de costura del leggin a la hora de doblarlo
para asegurar un buen resultado.


Una vez doblados ya sólo nos queda el último paso. Este consiste en hacer un pequeño corte redondeado en la parte de la entrepierna del leggin.

La grandaria del corte estará relacionado con el escote y espalda que queremos que se nos vea. Si lo hacemos muy grande puede quedarnos un top precioso agarrado un poco más abajo de los hombros, pero cabe la posibilidad de que se nos vayan cayendo las mangas incómodamente. Es por eso que yo he hecho los agujeros del tamaño justo para que me quepa la cabeza y no queden muy grandes.

Esta es la manera correcta de cortarlos. Los giramos para el lado opuesto a la mano con la que cogemos las tijeras, de manera que agarremos la tela que tenemos que cortar con la mano que no cortamos, en mi caso la izquierda, y con la otra recortamos un pequeño trozo curvado. Lo ideal es cortar y poner. Y volver a cortar si es necesario. Es decir, mejor que cortéis poco y probéis como os queda, y si queréis la abertura del top más grande, lo volvéis a doblar y a cortar.


Tiene que quedaros algo parecido a esto. Aunque así no tenga pinta de top, al ponerlo cambia por completo. Las mangas quedarán un poco anchas. Si sabéis coser podéis hacerlas más estrechas, pero a mí me gustan así.
*En la línea de costura del medio podéis añadir una tira, una cremallera, o lo que se os ocurra

Y eso es todo, ¡no tiene más misterio!

Aquí tenéis un pequeño resultado de los leggins azules, para que os hagáis una idea de como queda. En estos hice el corte bastante grande por lo que ha quedado por debajo de los hombros y me encanta.




ESCRIBE TU E-MAIL Y NO TE PIERDAS NADA

SEGUIR ESTE BLOG

Instagram